DESCUBRIENDO TERRITORIO PRESIDENTE FIGUEIREDO

Son las 5:30 a.m. Justo se acaba de hacer de día, y ya me dispongo a empezar con mi entrene, hoy me toca realizarlo por la zona de Presidente Figueiredo donde solo cruza una carretera de doble sentido con recta hasta donde te alcanza la vista pero con unas continuas cuestas en forma de “v” de aupa. No pasa nada, no es fácil entrenar aquí con éste clima… pero tampoco imposible cuando uno quiere, por eso salgo a primera hora.
Después, un desayuno típico, plátano frito a la forma especial de aquí, un zumo de Maracuya, una Tapioca, y fruta fresca, ummm rico, rico. Y luego a seguir explorando selva.
Nos adentramos de nuevo en la frondosidad, hoy la zona que hemos escogido nos depara otra cara de la selva. Avanzamos prácticamente todo el tiempo sobre gruesas raíces enredadas, de vez en cuando entre ellas un charco donde los colores rojizo y amarillo se combinan creando arte. Esto es espectacular, me encanta, empezamos a oir zumbidos de agua, un nuevo río se acerca y nos tiene preparada una sorpresa, otra espectacular cascada, parada técnica para refrescarse y admirar la zona, el agua tampoco está tan fría, no tiene nada que ver con la temperatura a la que está en los ríos españoles. A continuación, sigue otra estrechez del mismo donde los árboles de un lado casi topan con los del otro lado, altas rocas como caídas de una montaña que no existe… y hasta piñas salvajes que son diminutas. De vez en cuando río abajo, alguna mini playa totalmente abarrotada de exóticos árboles que da hasta miedo.
Espectacular todo, yo me quedaba pero hay que seguir avanzando. Decidimos esta vez ir a un lago, El Lago Azul, llamado así porque no tiene nada que ver con lo anterior, sus aguas son azul cielo, los de la zona no saben por qué. Después de observar la zona, yo creo que es por la fina tierra blanca de la que está compuesta su suelo. Detrás de él otra vista típica de las películas de dinosaurios, árboles tropicales que se alzan unos sobre otros cada uno con un tipo diferente de hojas más bien gigantes. Una de ellas en especial me gusta mucho pero es demasiado grande para llevármela en la maleta de vuelta a España jeje.
Esto me encanta pero luego está la otra cara, a medida que avanzas por la carretera principal, ves zonas donde están demoliendo árboles y más árboles para hacerse casas, aquí se dice que el que viene, se construye una casa y pasan 4 años sin que le pidan nada, ya es suya. Por otro lado, no se quedan cortos en los caminos que están abriendo a costa de talar árboles para adentrarse en la selva hasta descubrir lugares preciosos que los quieren abrir al turismo de una manera fácil y cómoda para que puedan llegar en coche en lugar de andando, eso me mata. Pero luego piensas, ¿no es lo mismo que ha venido realizando el S.H. en el resto del mundo? ¿no tenemos nosotros casas, hoteles, carreteras, resorts… en España? ¿no tienen derecho ellos a tenerlos también? Entonces, ¿cuál es el problema? Para mi el problema esta en que aquí nos encontramos en pulmón del planeta, si Amazonas se seca y muere toda su biodiversidad, qué sería del resto del planeta? Cuando estaba a punto de aterrizar lo vi todo desde las alturas y era real mente impresionante la cantidad de ríos y afluentes que se juntan y separan entre verde y más verde. Y luego apreciar que en muchos lugares lo están destruyendo… a medida que avanzas por la carretera se aprecia zonas taladas y quemadas, y zonas que ya fueron taladas que ahora son arena tipo desierto porque el suelo sin su capa de humus se desertiza, es su fin.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>