Archivo mensual: noviembre 2015

LA ANTIPRINCESA QUE CORRÍA Y ACABÓ REINANDO

Ella era una mujer trabajadora, algo normal ya en nuestra sociedad, casada y con hijos a la que no le gustaba eso de acabar siempre en el bar después de dejar o recoger a sus hijos en el colegio, ella prefiría una vida más activa, más saludable, escogió el deporte. Al principio no fue muy bien vista entre las demás, no la entendían, ¿cómo se despreocupaba de su casa y familia de esa manera yéndose a correr? suerte que a su marido precisamente una de las cosas que le atrajo de ella fue esa energía que luego ella también trasladaba al día a día haciendo de su relación una relación especial. Salían a hacer deporte juntos, conocían gente nueva, se iban a pasar el día a la montaña, viajaban… Creaban momentos, los compartían, los disfrutaban, los recordaban y preparaban otros nuevos.

Y es que hubo un tiempo, hace ya muchos años donde se impuso a la sociedad un pensamiento absurdo que venía a decir más o menos que las mujeres tenían que parecerse y actuar lo más posible a una princesa y los hombres podían hacer más bien lo que les diera la real gana.

Ellos en lugar de elegir ser príncipes de cuento de hadas eligieron salir fuera del castillo, dejando atrás esas leyes absurdas y vivir la vida como se merecía. Eligieron experimentar las infinitas posibilidades que les ofrecía el mundo pero sobre todo su disfrutar de su naturaleza y fue ahí cuando empezarón a hacer deporte, a crear un nuevo estilo de vida, a quedar prendados por todo lo que ese mundo en sus diferentes versiones les aportaba.

Pero las mujeres seguían bajo ese rol impuesto de señoras de casa porque castillos y príncipes azules solo en los cuentos. Hasta que al fin con el paso de los años ellas también empezaron a sublevarse dejando atrás esas ataduras que algunos les hicieron creer que era la más absoluta felicidad a la que podrían aspirar.

Gracias a ello, a día de hoy somos muchas pero muchas, las que en un momento del día cambiamos los atuendos de princesa por los de corredora y salimos a invadir caminos y parques para hacer una de las cosas que más nos gusta y mejor nos hace sentir, correr. Evidentemente no vamos a correr con ropa de calle porque a nosotras también nos gusta sentirnos cómodas pero no por ello dejamos de ser femeninas como algunas piensan, bueno, más bien pensaban, porque cada vez son más las que se suman al movimiento runner.

Hay muchas líneas de ropa diseñadas para mujeres que mantienen ese toque femenino y hasta sexy en la mayoría de ocasiones.

No por correr dejamos de ser femeninas ni buenas esposas, madres, novias, etc. Es más, parece que los príncipes desde hace ya mucho tiempo, se sienten más atraídos por una nueva clase de princesa, una que sigue la misma línea del estilo de vida sano y deportivo. Atrás quedaron aquellas que hacían del maquillaje y los tacones su mejor arma diaria, ahora buscan princesas más naturales con las que compartir sus retos, princesas que no solo sepan vestir camisa, vestido y tacones si no también camiseta, mallas y zapatillas, princesas que sepan llevar bolso o mochila sin que se les caigan los anillos, princesas a las que no les gusta caer en las garras de la monotonía, sino mujeres luchadoras que se reinventan con cada nuevo día inspiradas por una fuerza mayor que les da vitalidad que se llama “correr”.

¡Porque por fin las runners reinamos en el mundo de los real!

1 (26)

Stop a la violencia de género

CARTA DE UNA ENTRENADORA A SUS MARATONIANOS. LLEGÓ EL MOMENTO

Parece que fue ayer cuando hablábamos sobre aquel nuevo reto que se te había metido en la cabeza y no había manera de sacar, te había seducido el maratón nada más y nada menos. Te emperraste en cruzar esa línea de meta, querías comprobar qué se sentía, si era verdad que al cruzarla se le ponen a uno los pelos de punta y te saltan las lágrimas. “Demasiado, me parece exsagerado, no será para tanto” decías, no te lo creías. Yo no podía confirmarte, como sabías todabía no me había estrenado en la distancia de Filípides como atleta pero sí como entrenadora y confiaste en mi para guiarte en el camino a la prueba reina.

Debías haber esperado algo más, haber consolidado distancias menores antes de dar el gran salto, eras consciente, éramos conscientes pero los retos son eso, locura en estado puro que te empujan a una motivación capaz de todo. ¿Riesgo? ¡Siempre! Y así lo asuminos.

Parece que nunca sea el momento idóneo de lanzarse, solo teníamos que dar forma a un buen proceso, trabajar día tras día de forma correcta, con ilusión, esperanza, fuerza, ¡mucha fuerza!, creyendo en ese trabajo, en lo que nos iba a hacer crecer, creer en tu persona, en tu capacidad, ya lo has estado viendo, si te lo propones ¡puedes!.

El proceso ha sido duro, a veces demasiado pero así lo esperábamos, nadie dijo que fuera a ser fácil. Con determinación y firmeza, siempre mirando hacia delante, afrontando el momento y sin querer… ya ha pasado, se ha acabado ¡lo has superado! han sido un pelín más de 3 meses de sudor pero también de disfrute, ¡lo conseguiste!. No me digas que no has disfrutado poniendo tu cuerpo al límite, experimentando en primera persona dónde está ese tope que solo la mente conoce y nos pone cuando le dejamos.

Solo queda rematar, llegas con los deberes hechos puedes estar tranquilo, solo tienes que salir ahí y volver a hacer una vez más eso que tanto te gusta, con lo que tanto disfrutas y para lo que tanto te has preparado. Has machacado ritmos, los tienes asimilados, no lo dudes más, no alimentes tu mente antes de la salida con pensamientos dudosos o negativos. No pierdas la batalla antes de empezarla y menos después de haberte currado una preparación tan buena, ¡no! Llena esa cabecita de duros entrenamientos superados, aquellos que no pensabas que ibas a ser capaz de sacarlos y sí lo hiciste, de las buenas sensaciones que tuviste aquellos días que pensabas que ibas a morir en el intento, visualízate corriendo con esa fuerza el domingo, a ese ritmo, con esas buenas sensaciones. Imagínate solo corriendo a ritmo, cómodo, holgado, fácil. Prepara tu mente para cuando llegue el momento de luchar, ese que tú y yo sabemos que llegará de cara los últimos km, eso que llaman muro pero que tú y yo llamamos, “ponerle cojones”. Tienes que salir al ritmo previsto, nada de suicidios en los primeros km, ¡a ritmo!, se que te lo he dicho muchas veces y que soy algo pesada pero no me cansaré, como te emociones demasiado en la salida… no llegarás en condiciones de afrontar el duro tramo final, ahí perderás más de lo ganado al principio y las sensaciones serán de paralízación total, de no poder avanzar un paso cuando son km lo que te queda por delante, así que por favor, insisto, trata de correr a ritmo, siéntete cómodo, incluso lento hasta el momento de crisis, ahí necesito que saques toda esa garra que me has demostrado en los entrenamientos.

Como ves solo hay que repetir una vez más todo lo que hemos venido poniendo en práctica todo este tiempo, solo que esta vez estarás rodeado de miles de corredores, cada uno de un nivel, lo que puede traicionarte en la salida si no controlas bien las emociones y precisamente eso, te emocionas demasiado yéndote detrás de alguien con ritmo superior al tuyo. No olvides que cada uno ese día tiene su lucha y la tuya ya sabes cual es, céntrate en ti y en ella, que ya es más que suficiente.

Y por favor, estos últimos días sigue cuidándote, trata de descansar, como bien, ya sabes que hay que llegar con los depósitos de hidratos llenos y bien hidratado, está haciendo mucho calor. Como ya sabes no es hora de probar cosas nuevas. Se inteligente, no tires a la basura todo el proceso que te has ganado tú solito.

Y recuerda, aunque no corra a tu lado, te estaré animando, espero que me escuches, voy a estar acordándome de ti a cada segundo hasta que te vea cruzar esa línea de meta con los brazos en alto por satisfacción. Por cierto, yo creo que sí que se te pondrán los pelos de punta.

221580-944-1416