Archivo mensual: mayo 2016

QUERER Y NO PODER

Sentada en el Ave de nuevo, nuevo destino, otra competición pero esta vez las ganas son superadas por el miedo.

Todo empezó en Febrero cuando empecé a notar como descargas eléctricas en mi isquiotibial derecho, desde entonces aprendí a correr con un dolor que dependiendo del trabajo a realizar lo llevaba mejor o peor, sabiendo que cuanto más rápido más me molestaba. Involuntariamente cambié un poco mi forma de correr, era muy raro, no sabía ni si quiera explicarlo, iba corriendo y de repente “poom” descarga en mitad del isquio, fallo general de la pierna y yo al suelo a no ser que tuviera a alguien a mi derecha para sujetarme. Aún así estuve peleando en las semis de los 1500 en el Cto. De España. “No pasa nada Raquel, esto pasará enseguida” pensaba, y sí pasó pero para dar paso a otras molestias todo consecuencia de estas primeras molestías. Y es que en esta vida toda causa tiene su consecuencia.

Intento correr como antes pero no lo consigo, esta nueva manera de apoyar hace que corra todavía más de punta que antes, haciendo que cuando paso de ciertos km o corro por terreno duro, aparezca la fascitis plantar con más fuerza que nunca. Así que por las noches hielo y descarga, que remedio.

Empiezo a notarme mejor y me sale Pata de Ganso (inflamación de los tendones que cubren la parte interior de la rodilla). “¿En serio?” Pensé, fue entonces cuando me empecé a hacer amiga de la elíptica. “Tampoco está tan mal esto de la elíptica cuando le pillas el truquillo”. ¿Qué iba a pensar si no?, siempre intento mirar el lado positivo de las cosas, si no… Fisio, elíptica, fisio, elíptica y así pasan los días hasta que puedo vovler a correr.

Venga Raquel que por fin ha llegado tu prueba, los 3000 obstáculos. Prueba que solo se disputa al aire libre, que yo más disfruto entrenando y compitiendo. Una prueba dura no apta para todos. Fuerza, coordinación, ritmo competición resistido… empezamos a meter las vallas en las series pero ahí sigue, el isquio alerta, habrá que ir con cuidado.

Pamplona, primeros obstáculos del año bajo una tromba de agua… “¡pero que mala suerte! y encima esta pista mojada no agarra bien los clavos”. Pistoletazo de salida, voy corriendo incómoda, nada segura, a cada pase de obstáculo noto que resvalo y al llegar a la primera ría… no fui capaz de saltarla. Tuve miedo, mucho miedo a pegarme una leche de las buenas como ya me pasó en Pontevedra hace unos poco años. ¿Pero qué narices me ha pasado? Tantos años haciendo osbtáculos y ahora no me atrevo a pasar la ría? Pues a partir de mañana lunes, todos los días ha entrenarla hasta que la pase como yo lo suelo hacer. No hay manera, algo falla, no me atrevo, increíble pero cierto. Otro día, más intentos, empiezan a salir, no muy haya pero algo es algo. Sigo mejorando y llega el Cto. España Universitario en Murcia donde yendo tercera a mitad de carrera al pase de un obstáculo le doy con la pierna de ataque y al suelo, una caída de las guapas guapas, hasta el dorsal se me quitó al momento jeje. No pasa nada, hay que seguir, esto solo es mala suerte, los entrenes están saliendo bien pero entonces caigo en la cuenta que las molestias del isquio son la verdadera causa de todo. El miedo a que me den latigazos hace que no me atreva a impulsar con la fuerza de siempre y así no se puede estar en mis marcas en esta complicada prueba. Hay que avanzar, esto no puede ser, los miedos solo se superan afrontándolos pero en un nuevo intento esta vez en casa para estar tranquila tras el pase del 6º obstáculo latigazo de los buenos, ¡se acabó! ¡hasta aquí! Me paso a los lisos, me da mucha pena tener que abandonar así mi prueba pero no voy a seguir sufriendo de esta manera.

Aún así, aquí estoy de nuevo camino a Madrid para disputar otros obstáculos, no quedaba otra, mi club me necesitaba, dos días, dos visitas a un nuevo fisio que me da muchas esperanzas, no se si voy a poder saltar pero éste club, el Piélagos me ha tratado muy bien el tiempo que llevo en él y como sea yo esta vez voy a llegar a meta. Me tira mucho así que dejo que se vayan porque voy a tener que apoyar en todos los osbtáculos si quiero que no me de y poder acabar que es de lo que hoy se trata. Lo conseguí, llegué, Dios que miedo pasé jeje y es que es mejor reir que llorar ¿o no?. Me hubiera gustado darles más puntos como siempre pero esta vez no pudo ser.

Vuelvo a Valencia y en el Ave me encuentro al Pequeño Nikolas, mira por lo menos me llevo un momento gracioso, toma selfie jiji.

Estiro toda la vuelta, queda un pequeño esfuerzo más, mañana por la mañana toca correra del circuito de Valencia.

Parece que tira menos, caliento bien y salgo más o menos como siempre pero al paso de los km aparece poco a poco, zancada corta, frecuencia, no nos vaya a dar.

No ha sido un buen fin de semana, no han sido unos buenos resultados ni mucho menos pero lo he superado, ahora se que soy más fuerte de lo que pensaba. Tras este esfuerzo del que soy consciente no debería haber hecho, vuelvo al fisio, “el domingo no tendré piedad, pasadas las competiciones te voy a romper el isquio para que cicatrice bien y te cures de una vez”. Madre de Dios Santa que paliza, ahora toca recuperar a ver si podemos salvar lo que queda de temporada y quién sabe quizás pueda verme haciendo una buena marca en los obstáculos.

13293193_981296165311093_1747588065_n