4 PAÍSES EN 30 DÍAS THAILANDIA II. BANGKOK. MERCADO FLOTANTE Y CHINATOWN

Pasan a recogernos a la calle principal. Después de valorar el día anterior si ir al Mercado Flotante en transporte público y movernos por nuestra cuenta o contratar un Tour en una de las muchas pequeñas agencias locales que uno se va encontrando a medida que pasea por las calles, decidimos contratar. La diferencia venía a ser unos 3e al cambio, osea nada, y sin embargo los quebraderos de cabeza, negociaciones con los tuk-tuks te los ahorras. Montamos en la furgoneta donde ya venían otros 4 turistas, 1h30’ de viaje y llegamos. La verdad es que por ahora las carreteras están bastante bien.

Llego el primer problema y mira que traté de dejarlo todo bien claro en la agencia. ¿Esto entra? Sí, respondía la chica. Pues va a ser que una vez allí la excursión se dividía en una lancha rápida y una barca lenta. La primero te llevaba a lo largo de los canales del poblado donde veías sus casitas, a ellos haciendo sus quehaceres diarios… y la lenta que era la que te llevaba a través de los canales donde te trataban de vender todo tipo de suovenirs. A punto de subir nos notifican que la rápida sí entraba pero la lenta no, así que 150 bahts más que al cambio son unos 4e porque por más que traté de hacerle entender que nos debería entrar todo o se hacía muy bien la tonta o le daba exactamente igual. Son cosas típicas que pasan pero tampoco hay que alterarse más de lo debido porque al final dejas de disfrutar. Así que no pasa nada, te los pago pero esta tarde ya me encargaré yo de recuperarlos en la agencia cuando lleguemos de vuelta.

El mercado flotante ya está bastante orientado al turismo, cosa que yo particularmente odio pero no puedes venir a Bangkok y no pasar por él. Aun así, es muy curioso moverse por los canales, les llaman la pequeña Venecia tailandesa. Y como yo siempre digo, uno no compra si no quiere por mucho que le pongan delante y es que yo no soy de comprar por comprar, no me gusta adquirir nada si no me transmite y sé que no voy a sacarle partido. Suelo comprar más para la gente querida que dejo en España que para mí misma siempre.

13902227_1031542166953159_946727739_o

Ahí iba yo, en la parte delantera de la barca, no compro pero por lo menos admiro bien el movimiento de embarcaciones, porque vaya tela, golpes con unas, los remeros a gritos…ni se te ocurra sacar el brazo de la barquita que te desaparece en un tris-tras. Me entraba la risa a veces pero lo que más me gustó fueron varias cosas. Una, que la gran mayoría de remeros, eran mujeres. La verdad es que ya me había fijado que la mujer aquí está totalmente integrada en el mundo laboral porque la mayoría de policías son también mujeres y ya os digo, en este mercado al menos, hablamos de ellas y no de ellos que eran muy poquitos. También me quedaba tonta con los puestos flotantes de comida y sus ancianas, esas sí que eran mujeres mayores bien arrugaditas, increíble, admirable.

Por la tarde, lo primero ir a la agencia a resolver el día siguiente en el que en nuestra hoja de ruta había que partir hacia Kanchanaburi, una ciudad a 2h y poco al nord-oeste de Bangkok. Se ofrecían tours donde aglutinaban en un día las atracciones principales a ver allí. Y de nuevo como el día anterior tras valorar coste de transporte público… decidimos negociar por un buen precio a partir del arte del regateo que te da ya tanto viaje a Asia. Consigo que nos descuente por un lado los 150 Bahts de la barca no incluida a la mañana y aparte otro buen pellizco ya que nosotras tampoco íbamos a hacer uso del regreso, solo ida + tour y nos quedábamos allí. Al final casi como ir en transporte público derrochando mucho tiempo y energía y además nos llevamos las excursiones a realizar jeje 2en1. Arreglado el día de mañana y yo más tranquila, nos vamos a China Town en barco público por el río.

En Tailandia puedes hacer uso del Sky Line, taxi, tuk-tuk, bus o metro y además del barco-metro que te cuesta 14bahts (unos 30cents de euro) que te deja ver otra perspectiva de la ciudad por la que todo turista debería de pasar si viaja a esta ciudad.

5ªparada, es la nuestra. Estamos en China Tonw. Llegamos poco antes del anochecer, momento ideal para esta visita en la que sus grandes carteles luminiscentes son los protagonistas en este barrio junto con los cientos de puestos callejeros de comida donde los montones de trozos de cartílagos de tiburón esperando a ser cocinados fue lo que más me impactó. Tiendas típicas de comida, herboristerías, de ropa, masajes…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>