4 PAÍSES EN 30 DÍAS THAILANDIA V. CHIANG MAI

Tras 6 horas de autobús  llegamos a Chiang Mai, última ciudad tan poblada al norte del país antes de llegar a Birmania. En esta ya se puede apreciar el cambio de rasgos en su gente. Aquí el nivel de vida es más barato todavía que en el sur y centro del país de donde venimos por lo que tampoco hace falta regatear apenas, los precios que te dicen para todo son de risa.

En Chiang Mai el turista se queda para realizar muchas actividades en la naturaleza. Hay todo tipo de actividades a realizar con elefantes pero nosotras nos negamos, así que descartado, tienes también de aventura, trekkings… la naturaleza es algo más frondosa que como digo sur y centro pero tampoco es para tanto y a mí hacer porque el resto haga no me va. Para estas cosas donde esté Pirineos o Picos de Europa que se quite el resto, a veces no apreciamos lo que tenemos.

Nosotras hemos realizado parada en esta ciudad para caminar libremente por su centro antiguo fortificado en el que uno a medida que avanza va descubriendo templos y más templos budistas. En la ciudad hay más de 300. Con la peculiaridad de que en el Wat Phra Sing, el más bonito y visitado uno puede entablar una charla con uno de los monjes jóvenes. Estos, los monjes jóvenes cuando deciden ser monjes escogen este templo porque aquí se les da la oportunidad de hablar con el extranjero para mejorar su inglés a la hora del paso a la universidad. Sí, ellos ahora también van a la universidad. Con el que nosotras hablamos tenía 26 años e iba a estudiar Educación, nunca llegará a ejercer como maestro pero el conocimiento se lo lleva y la vida de estos monjes prácticamente está orientada al conocimiento y a las plegarias.

13933002_1034446159996093_242382876_n

Una de las cosas que nos contó que no sabía era que ellos pueden elegir el tiempo que desean ser monje, él lo tenía claro, toda la vida pero el de al lado no lo tenía muy claro. Había que lo eran solo por un día, por dos, tres, 2 años que toda la vida.

Otra de las cosas únicas que se puede hacer en este gran templo es hacerse con una bendición por uno de los monjes a partir de la limosna que uno crea conveniente, quien además te ata una pulserita blanca sin tocarte para que lleves esa bendición contigo. Hasta el momento no me había hecho con ningún souvenir porque como ya os dije no soy de comprar por comprar si no me transmite y esto me llegó, así que saque un buen billete lo introduje en la urna y le dije al monje que por favor yo necesitaba 15 para mi gente. Se quedó extrañado, nadie le pedía más que la suya hasta que llegué yo rompiendo la karma como siempre jeje. Las contó, ató, me las quería dar. De eso nada, a mí me las bendices tal cual la mía jeje y así lo hizo. Lo ves, ahora sí. Seguramente a la gente no les guste tanto como cualquier otra pulsera que hubiera adquirido en cualquier puesto pero por lo menos yo sé de su valor y espero que les protejan durante un tiempo. Y para que vean de lo que hablo, aquí os subo el vídeo del porqué una pulsera que yo guardaré a buen recaudo (subo vídeo malo porque el bueno no me deja).

Acto seguido las 17h hora en la que en este templo empiezan el rezo. Nos tiran hacia atrás, ¿pero cuántos van a venir? Poco a poco fueron llegando más y más, todos ellos bastante jóvenes, a lo sumo unos 70 más o menos. Estuvieron realizando sus cánticos budistas una hora entera. Tiempo suficiente para centrarse y descentrarse en lo que uno está haciendo y así se notaba a veces jeje Aunque a la gran mayoría no les inmutó ni el perro que se coló vete tú a saber por dónde e hizo las delicias de los turistas sobretodo amantes de éste animal.

13936656_1033898823384160_1721060423_n

13942657_1033898783384164_1857006584_n

13956760_1033898266717549_716705211_n

13957046_1033898736717502_659511226_n

 

Al acabar pillé a unos pocos de ellos entrar a comprarse la cena al 7Eleven, el minimarket más famoso del país. Se supone que ellos no deben hacer uso de dinero que viven a partir de la caridad de la gente que les da comida a parte de la limosna que entiendo yo la usan para el mantenimiento de los templos, ropa… pero muchas veces no les llega y tienen que comprar y esta vez les pillé de pleno.

13933006_1033894966717879_1663226963_n

Luego, aprovechando que era domingo y aquí en Chiang Mai se hace el Sunday Walking Street Market, un mercado que solo realizan como su propio bien dice los domingos de 16 a 24h donde dicen que se encuentras las mejores gangas y curiosidades de todos los mercados, donde hasta compran los lugareños, pero casualidades hoy eran elecciones aquí en Tailandia y no se celebraba.

Pues es así es, la suerte del mochilero, a veces buena para unas cosas y otras mala como la que volvimos a tener a continuación para llegar al Guest House. El tuk-tuk nos paró en un hotel de supero lujo, ¿nos has visto cara de ricas? ¡que éste no es! Y en lugar de llevarnos al nuestro, decía que fuéramos andando que él no podía girar, que solo estaba a 5 minutos andando, ok. Yo voy andando pero a ti no te pago. Empezamos a andar, a los 5’ preguntamos, ok vamos bien, seguimos. Pasados otros 5’ volvemos a preguntar, vale ahora es cuando quedan 5 supuestos minutos, proseguimos. Volvemos a preguntar y nos dicen que ya lo hemos pasado pero no están seguros, la verdad es que se trata de una zona donde no se ve mucho más que la carretera, está bastante oscuro y no hay gente. Paramos un tuk-tuk que al leer la dirección no tiene ni idea y le toca llamar por teléfono. Por estas cosas y otras es bueno que siempre llevéis con vosotros los papeles de los alojamientos. Por fin, llegamos. Ahora un poco de wiffi y a descansar, mañana bien temprano volvemos a movernos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>