4 PAÍSES EN 30 DÍAS BUS NOCTURNO DE LUANG PRABANG A VIANTIENE, CAPITAL DE LAOS

Después de conocer Luang Prabang  y esperar mucho más, abandonamos la ciudad para conocer la capital del país, Vientiane. Para no perder tiempo en traslados viajamos en el autobús nocturno, muy conocido para realizar éste trayecto. Pero eso sí, coger el VIP porque si el Vip es como os voy a contar ahora, no quiero saber cómo es el normal jeje.

Todo el autobús se compone de literas en las que se meten a dos personas sí o sí. Eso sí, separadas por sexo, nunca juntan a hombre y mujer a no ser que sean pareja. Nosotras éramos cuatro así que fácil. Pero el turista de enfrente mía que viajaba solo pronto tuvo nuevo compi.

14059926_1041840592589983_2137145087_o

Las cubiertas de los colchinitos (aquello era bastante estrecho y eso que yo soy pequeñita) y de las almohadas, dejaban mucho que desear, pero bueno, yo para esos trayectos siempre me pongo ropa que no valoro jiji. Pero lo peor fue el servicio. Yo me dije “ves ya antes de que vaya nadie más porque si no luego…” uff, cuando abrí la puerta… ¡mama mía! ¡pero que me estás contando!” Imposible entrar ahí dentro. Olor a… argggg y luego imposible entrar, el poco espacio que había lo ocupaban 3 cubos con agua (en los países asiáticos tiran agua ellos mismos a modo de cadena). ¿Dónde quieren que pise? ¿vuelo?. Lo di por imposible y me volví a mi trozo correspondiente de litera pero no podía dormirme, mi vejiga cada vez estaba más llena. De repente un chino abrió, miró, respiró y entró yo no sé cómo. Cuando salió volví yo. Si él entra, yo también, si no, no voy a poder dormir en toda la noche. Ok, ya tengo la estrategia. Un pie encima de un lado del retrete y el otro al otro lado, de momento no se volar así que es lo que hay, eso sí, respirar nada de nada. Respirar aquello podía haber supuesto casi la muerte jeje, tanto que tras de mí hizo el intento otra de nosotras pero así se quedó, en intento. Abrió la puerta, miró y se quedó en shock, ¿entro? ¿cómo?, mientras el aroma de… se esparcía por el bus, que asco por Dios, ¡CIERRAAAA!!!! A las horas el bus realizó una parada, todos salimos como rayos de allí sin pensarlo a pesar de estar lloviendo pero no había nada, ni luz. Tan solo unos servicios de como no… agujero sí señores. La Jose y yo habiendo tenido más que suficiente corrimos detrás de un camión, que desastre por favor. Y para colmo, mejor no mirar por la ventana, los desfiladeros por los que estábamos yendo no eran ninguna tontería pero es que Laos son todo curvas que bordean montañas.

A nuestra llegada a la capi, la estación fue la peor de todas hasta entonces, aquello no parecía ser ni estación y menos de capital, me recordó mucho a las de Kenya.

La experiencia aunque dura, me dio vidilla, ya necesitaba yo un plato gordo de estos jeje y encima Viantiene resultó ser una ciudad que bien mereció los dos días que le dedicamos. Un par de templos curiosos donde ver además a los monjes realizar sus que haceres, el museo de Cope, una visita obligada para conocer bien a fondo la historia del país.

Se trata del museo de prótesis donde te cuentan la historia relacionada con la guerra que ha vivido el país. Las más de 500.000 bombas que lanzaron desde los aires EEUU y sus aliados, los puntos donde se encuentran las más de 200.000 todavía sin desactivar, una gran muestra de ellas, de las prótesis, de cómo conciencian a los aldeanos de que tienen que tener mucho cuidado al moverse por esas zonas si no quieren ser otro más en quedarse sin pierna… y para acabar un buen donativo para todos aquellos inocentes que siempre acaban pagando los desastres de todos esos necios que hay repartidos por el mundo haciendo de él un mundo injusto.  Éste tipo de visitas son duras pero la historia hay que aprenderla para no repetir los errores que ya cometimos en un pasado.

14030883_1041842295923146_427654723_n

14010040_1041842335923142_693904794_n

14017819_1041842345923141_1929363377_n

El Arco del Triunfo, Buda reclinado, Buda Park (un parque lleno de estatuas referidas a Buda)…

14054859_1041842342589808_1310929735_n

Paseo al atardecer por la orilla del río Mekong mientras las lugareñas realizan sus clases de baile-aeróbic o como lo llamen ellas que me encanta verlas.

Pero lo mejor de todo para mí, la visita al mercado a primera hora de la mañana, puro caos ordenado. Todo lo que os podáis imaginar dentro de una ilógica que ella sola se ordena y funciona sola. Curioso desde luego os va a resultar por sus cientos de peculiaridades que iréis descubriendo al perderos por cualquiera de sus callejuelas.

14011942_1041853799255329_723814211_n 14011942_1041854595921916_1105757958_n 14012282_1041854565921919_2136513039_n 14017679_1041854095921966_1151835964_n 14017984_1041854592588583_167895666_n (1) 14018094_1041853815921994_852936413_n 14030872_1041854575921918_832826069_n 14030981_1041854602588582_376202404_n 14055687_1041854099255299_1364063501_n 14055725_1041854609255248_266395351_n

No ha estado mal, me despido de Laos con mejor sabor. Mañana volamos a Camboya. Desde aquí hacia el sur, lo que queda de Laos es prácticamente todo rural, muy poca población, solo cultivos así que decidimos irnos a ver los Templos de Ankor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>